top of page

¿Qué tipo de piel tienes?





¿Sabías que antes de iniciar con tu rutina de skincare y comprar cualquier productos, en especial los de moda, debes saber qué tipo de piel tienes?


Pues sí, ni más ni menos que conocerte es el primer paso.


Cuando conoces tu tipo de piel sabes qué necesidades tiene y así sabrás entonces qué principio activo puede ayudarla.


Por ejemplo, si tu mejor amiga tiene piel seca y tú tienes piel grasa, los requerimientos de su piel serán distintos a los tuyos, ella necesitará un compuesto que promueva la hidratación que le falta y en tu caso necesitarás uno que regule la oleosidad de tu rostro, por lo tanto los productos que necesitan serán también muy diferentes.



Aquí te dejo una guía simple de cómo identificar qué tipo de piel tienes.

Presta mucha atención!



Debes saber que cada vez que limpias tu piel estás alterando el pH normal de ésta (pH 5,5) por lo tanto la barrera dérmica se encuentra por unos minutos vulnerable y demora aproximadamente 2 horas por sí sola reestablecer tanto el pH como las características normales de la superficie de la piel.


Por lo tanto para saber qué tipo de piel tienes, te invito a que limpies tu rostro y no apliques nada durante 2 horas, pasado este tiempo observa la piel de tu rostro y percibe cómo la sientes, cómo la ves y qué palpas en ella:




1. Piel Normal: Si pasadas las 2 horas tu piel se ve bien y se siente bien. Se siente cómoda, limpia e hidratada. Sin exceso de brillo ni la sientes tirante. Quiere decir que probablemente tengas piel normal.


2. Piel Seca: Si pasado el tiempo notas que tu cara comienza a secarse, sientes la piel tirante, la ves opaca y tiendes a desarrollar arrugas finas alrededor de los ojos principalmente y se te irrita con facilidad, probablemente tengas una piel seca.


3. Piel Mixta: Si después de limpiar tu rostro observas que la famosa zona T (frente nariz y barbilla o mentón) brilla mas que el resto de tu rostro y que las mejillas tienden a ser más opacas e incluso sientes algo tirante esa zona. Es muy probable que tengas piel mixta.


4. Piel Grasa: Si luego de transcurrido el tiempo observas tu piel más bien oleosa, tiende a brillar en todo el rostro de forma pareja. Probablemente tengas piel grasa.


Estos son los 4 tipos “clásicos” de piel, sin embargo hay otras condiciones que se podrían asociar a estos tipos de piel. La visita y opinión de tu dermatólog@ es fundamental. En especial si tienes alguna de las condiciones que mencionaré a continuación:


Piel sensible: Si reaccionas fácilmente a diferentes ingredientes, principalmente a fragancias y alcohol presente en los productos cosméticos. Es muy probable que tengas piel sensible. Personas con rosácea por ejemplo entran en este grupo. Y cualquier piel ya sea normal, seca, mixta o grasa puede ser sensible, aunque se relaciona más con las pieles secas.



Piel sensibilizada: Cuando tu piel no es sensible en primera instancia a determinados compuestos, pero un hecho puntual o con la exposición continua de un producto, tu piel se vuelve sensible pudiendo desarrollar cuadros agudos o crónicos de inflamación. Es difícil predecir quién puede resultar sensibilizado ante algún agente, por lo que te recomiendo que no abuses de los productos ni mezcles demasiados compuestos sin la orientación de un profesional. Las exposiciones previas sin ningún efecto no garantizan que no se desarrolle la sensibilización en un futuro, en cualquier momento puede ser la primera vez, por lo que siempre observa cómo reacciona tu piel a los productos que aplicas en ella.


Piel madura: La piel madura no tiene una edad establecida de inicio. Si bien se habla de una piel madura sobre los 30 años, dependerá de factores endógenos como la genética y de factores exógenos como el medio ambiente y el estilo de vida. El exceso de sol y el tabaquismo tienden a acelerar los procesos oxidativos en la piel por los ue aceleran los procesos de envejecimiento. En general un piel madura se comporta como una piel seca y deshidratada. Presenta arrugas más marcadas y cambios de coloración o hiperpigmentación (manchas por la edad) y los poros tienden a verse más grandes. Existen productos en el mercado exclusivos para pieles maduras y los puedes reconocer porque generalmente vienen en frascos morados o lilas.


La orientación de un médico especializado es fundamental, en especial si presentas alguna patología ya sea en la piel misma o en algún otros sistema u órgano, pues en ocasiones podría cambiar o confundirse tu tipo de piel por ejemplo con el uso de medicamentos.



Debes también considerar al momento de evaluar tu tipo de piel que ésta cambia su comportamiento ante numerosas condiciones ambientales como:

  • La humedad: Puede alterar la viscosidad del sebo.

  • La estación del año: En verano es la temporada de mayor secreción de sebo.

  • Las biológicas como fluctuaciones hormonales

  • Y la más importante, al ser autopercepción es una evaluación subjetiva y no siempre se correlaciona con una medición clínica.


Ahora que ya sabes cómo identificar tu tipo de piel, hay que descubrir qué necesita entonces tu piel para poder elegir el producto perfecto para tu rutina de skin care


Espero te haya gustado esta guía y compártela con tus amigas para que también descubran qué tipo de piel tienen y logren encontrar ese producto idóneo para ellas y su cuidado facial.


Sígueme en instagram para más consejos día a día sobre salud y belleza.


Un besote


Lee シ




Commenti


bottom of page